Entre el puente y el río. Una mirada de misericordia ante el sucidio.

Javier Díaz Vega

¿Qué es lo que hay entre un puente y un río? En apariencia la nada, una masa de aire y una mezcla poco uniforme de sonidos. Más allá del vacío, ese tramo de mayor o menor altura supone el fin de la vida para miles de personas, pero nuestra sociedad calla. En torno al suicidio, existe un tabú muy arraigado que llena de escandaloso silencio y de angustia la vida de los que se quedan, los llamados «supervivientes».
En estas páginas, sin embargo, no queremos seguir en silencio y  hablaremos de la realidad del suicidio y de lo que conlleva para encarnarlo en historias de vida que ayuden a romper ideas preconcebidas, miedos y concepciones erróneas, partiendo de la profunda certeza de que, entre el puente y el río, cabe la misericordia de Dios.
Mi madre se suicidó el 16 de diciembre de 2009. Desde entonces soy cada vez más consciente de la necesidad de hablar de este tema, de no pasar por encima, de poner nombres, de destruir el estigma, aunque eso suponga el dolor de reconstruir una historia que tampoco es cómoda de leer. ¿Y quién soy yo para hablar del suicidio? Tan solo alguien más que cruza este puente en busca de respuestas, inmensamente agradecido a quienes me han acompañado e impulsado y también a aquellos que, como yo, quieren seguir viviendo con esperanza.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad